Las 1001 hamburguesas

LAS 1001 HAMBURGUESAS

A la hora de preparar una buena hamburguesa casera son muchos los consejos que recibimos, los cuales lejos de ayudarnos en nuestro cometido, nos confunden y muchas veces contradicen cualquier principio básico de cocina, y es que, todos conocemos a alguien que dice tener la mejor forma de preparar una hamburguesa, ya que este tipo de plato ha cobrado un protagonismo especial en nuestros hogares. Entre los puntos fuertes de las hamburguesas, podemos decir que son fáciles de hacer, combinan con una gran variedad de acompañantes, son económicas y les gustan a todos. También pueden ser de pescado, vegetales, de legumbres, de cereales, etc.

A continuación, te daremos algunos tips para que tus hamburguesas caseras sean las mejores:

La carne: Empecemos con el ingrediente principal y es que la carne ya sea de res, cerdo o pollo, debe ser de muy buena calidad, mientras más magra serán más sanas, pero se recomienda al menos incluir un 30 % de grasa para que las hamburguesas sean jugosas y tengan buen sabor. Recomendamos que elijas un buen corte de carne y le pidas al carnicero que la muela. Es importante destacar que una clásica hamburguesa sólo lleva carne aderezada al gusto, pero también existe una tendencia que gusta a muchos, que consiste en preparar una masa similar a la de albóndigas, donde se mezcla la carne con huevos, pan rallado, cebollas picadas, hierbas, entre otros. A la plancha, a la parrilla o fritas, las hamburguesas se cocinan a fuego alto-medio hasta obtener el punto de cocción deseado.

El pan: Debe ser un pan con consistencia pero a la vez suave al tacto, con un ligero toque dulzón pero que no compita con el sabor de los demás ingredientes. ¿El truco? Tostarlo por las caras internas para que mantenga su forma y sea más fácil comer la hamburguesa.

El queso: Generalmente se impone un queso americano que se funda al contacto de la carne, al mejor estilo old fashion, pero si quieres variar la preparación de las hamburguesas y darle un toque diferente, un cremoso queso brie puede ser el complemento perfecto.

Los complementos: La lechuga, el tomate y la cebolla, un trío perfecto que le aporta textura, colores y sabores a nuestra hamburguesa. Estos productos deben estar muy frescos, en perfecto estado y lavarse con abundante agua y vinagre. Como alternativa, podemos recomendar sustituir la lechuga por rúcula o berro bebé, el tomate fresco por tomates secos o pimentones asados y la cebolla cortada en ruedas por cebollas caramelizadas o cebollitas encurtidas.

Los aderezos: Las clásicas salsas de tomate, mayonesa y mostaza deben estar presentes, y para los paladares más exigentes se pueden disponer salsa holandesa, tártara, de queso azul, de hongos y queso fundido, entre muchas otras.

Los acompañantes: Las hamburguesas están casadas desde sus inicios con unas crujientes papas fritas, pero podemos variar incluyendo deliciosas alternativas como los aros de cebollas, los chips de yuca o los bastoncitos de batata frita.

La hamburguesa se presta a realizar infinitas combinaciones, unos le añadirán tiras de tocineta, otros los clásicos pepinillos encurtidos, será cuestión de que elijas lo que más se adapte a tu gusto y que no se limiten a la hora de preparar este delicioso y versátil plato.

Las 1001 hamburguesas

Página web gastronómica, dudas culinarias, concursos recetas, criticas gastrónomicas