Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Turrón de licor de café
30/12/2013
Roscón de Reyes para Thermomix
30/12/2013

INGREDIENTES

  • 750 ml de leche
  • 1 tableta de turrón de Jijona (150 g)
  • 80 g de maicena (harina fina de maíz)
  • 80 g de azúcar blanco
  • 2 yemas de huevo
  • 3 huevos grandes y 100 g de harina de trigo (para el rebozado)
  • Aceite de oliva (el necesario para freír)
  • Azúcar blanquilla granulada o en polvo tipo glass y canela en polvo (al gusto, es para decorar)

untitled2

ELABORACIÓN

  • Separamos un poco de leche (150 ml) en una taza, y ponemos el resto a calentar a fuego medio en una cazuela. Cuando vaya cogiendo temperatura añadimos el turrón de Jijona en dados de unos 2 cm. Con el calor el turrón irá deshaciéndose y mezclándose con la leche. Podemos acelerar un poco el proceso con la ayuda de un tenedor, aplastando los trozos de turrón para que se vaya desintegrando más fácilmente.
  • Mientras se calienta la mezcla aprovechamos para trabajar con el resto de ingredientes. En la leche que teníamos reservada desleímos la maizena, ayudando con un tenedor o varillas a que se integre bien con la leche y que no queden grumos. Si es necesario le damos un toque con la batidora.
  • Separamos las yemas de las claras. En un bol batimos las yemas y vamos incorporando poco a poco el azúcar, a la vez que batimos con unas varillas siempre en el mismo sentido. Ahora añadimos la mezcla de leche y maizena poco a poco, mientras vamos removiendo con las varillas procurando que no queden grumos. Queremos que resulte una mezcla homogénea. Reservamos.
  • Volvemos ahora con la cazuela. Comprobamos que el turrón se ha desintegrado por completo y ahora la leche ha adquirido el color del turrón. Si observamos algún pedazo que se ha resistido, podemos darle un toque de batidora a baja velocidad.
  • Cuando la leche de turrón comience a hervir retiramos del fuego. Le añadimos poco a poco la mezcla del bol y vamos removiendo (en la misma dirección) con unas varillas. Para evitar que se nos pueda quemar no debemos parar de mover. Comprobaremos como va espesando alcanzando la textura adecuada, como una bechamel espesa.
  • Cuando haya espesado elegimos una bandeja plana con un poco de altura, unos 4 cm, donde extenderemos la masa de leche frita. Normalmente no va a ser necesario pero si lo preferís, podéis untar la fuente con algo de mantequilla. Lo ideal es que nos quede una altura de un 1 cm de masa, más o menos como un dedo.
  • Esta mezcla necesita su tiempo de frío para coger cuerpo y volverse sólida, por lo que lo mejor es prepararla la víspera al día de su consumo. Si andáis pillados de tiempo, os recomiendo al menos 4 horas de reposo en el frigorífico. La reservamos tapada con un film transparente para evitar que se seque la superficie y forme costra.
  • Una vez la masa esté fría y compacta estará lista para el punto final: el rebozado. Vertemos unos 100 g de harina en un plato y en otro batimos 3 huevos. Cortamos la masa en rectángulos de tamaño a nuestro gusto, entre 3 y 5 cm de lado. Podemos hacerlos cuadrados, rectangulares o incluso con forma de cubo.
  • Pasamos primero por harina, luego por el huevo y freímos en aceite bien caliente (sin que llegue a echar humo) por ambos lados. Es mejor freír pocas porciones a la vez para no hacer bajar la temperatura del aceite, y también para que no se peguen unos trozos con otros. Cuando estén de color dorado retiramos y reservamos sobre papel absorbente, así sueltan el exceso de aceite.
  • Antes de servir en la mesa, hacemos una mezcla con azúcar (blanco o moreno) y canela en polvo. Espolvoreamos por encima de la leche frita y a la mesa.

2 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: