Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Conchas gratinadas con pescado y marisco

Canapés de salmón con salsa de mostaza
05/12/2013
Cordero lechal a baja temperatura
05/12/2013

INGREDIENTES

  • 500 g de pescado
  • 3 cucharadas de harina
  • 1 cubito de caldo de pescado
  • 50 g de mantequilla
  • 1 hojita de laurel
  • Unos granos de pimienta
  • 1/2 litro de leche templada
  • 1 cebolla
  • 1 litro de agua
  • Sal
  • Nuez moscada
  • Queso rallado

ELABORACIÓN

  • Se limpia el pescado y se quitan las espinas, la piel y se desmenuza bien , se pone el litro de agua en una cazuela junto con la hojita de laurel, los granos de pimienta, el cubito de caldo de pescado y la mitad de la cebolla previamente pelada, se lleva al fuego y cuando hierve se echa el pescado que hemos limpiado, se deja cocer 10 minutos , se rectifica el punto de sal y se reserva.
  • Por otro lado, se pica la otra mitad de cebolla y se echa en una sartén junto con un poquito de mantequilla. Se lleva al fuego y se deja cocer. Cuando la cebolla empieza a estar transparente, se agrega la harina. Se remueve bien para que quede una mezcla homogénea y se deja cocer hasta que empiece a hervir de nuevo. Es importante no dejar de remover para que no se pegue la mezcla a la sartén.
  • A continuación se va agregando, poco a poco, la leche templada y vamos removiendo para que la salsa quede bien ligada.
  • Añadimos un poquito de pescado con caldo, un poquito de sal y nuez moscada y removemos nuevamente.
  • Dejamos que hierva unos 4 o 5 minutos mientras vamos removiendo de vez en cuando. Al final, debe quedar una mezcla de bechamel cremosa con trocitos de pescado, repartimos esta mezcla en conchas y la aplanamos ligeramente.
  • Se espolvorea cada ración con queso rallado y se ponen pequeños trocitos de mantequilla encima de cada una.
  • Se introducen las conchas en el horno previamente calentado y se dejan gratinar hasta que queden doraditas por encima.
  • Se sirven bien calientes y, si se desea, decoradas con una gamba o langostino cocido.

1 Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: