Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
«Mousse» de queso cuajado y frutos del bosque
28/04/2014
Vasitos de nata
29/04/2014

INGREDIENTES

  •  6 panes blancos tipo bolillo o birote (o 1.5 baguettes)
  • 1 taza de crema
  • 1 lata de leche evaporada
  • 2 latas de leche condensada
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
  • 2 plátanos machos
  • 3/4 de taza de aceite vegetal
  • 1/2 barra de mantequilla
  • 1/3 de taza de almendras, nueces o cacahuates (en mitades, rebanados o picados)
  • 1/3 taza de fruta seca picada finamente
  • 1/2 taza de coco rallado
  • 1/2 taza de ciruelas o dátiles picados
  • 1/3 de taza de uva pasa
  • 1 naranja entera

Capirotada blanca estilo Sonora

ELABORACIÓN

  • Corta el pan en rebanadas de entre 2 y 3 centímetros de grosor.  Tuéstalas sobre un comal o dentro del horno hasta que estén secas y crujientes.  Déjalas enfriar un poco.
  • Toma dos o tres rebanadas de pan tostado con las manos y rómpelas sobre un recipiente grande.  No es necesario que se desmoronen completamente, pero cada rebanada debe quedar en varios pedazos, desde migajas hasta trozos medianos.  Sigue así hasta que todo el pan quede deshecho en el recipiente.
  • Coloca la crema, la leche evaporada, el contendo de una de las latas de leche condensada y la canela en una licuadora y licúa brevemente para que los ingredientes queden combinados.  Vierte esta mezcla al recipiente con los trozos de pan y revuelve, utlizando una pala de madera o cuchara grande, hasta ver que todo el pan quede húmedo.  Mientras haces el siguiente paso (el de freír los plátanos), el pan irá absorbiendo el líquido; revuélvelo de vez en cuando para ayudar a este proceso.
  • Pela los plátanos machos y córtalos en rebanadas de no más de un centímetro de grosor.  En una sartén grande calienta el aceite; fríe las rebanadas de plátano, volteándolas una vez, hasta que estén cocidas y doraditas.  (El tiempo variará según la madurez de los plátanos:  los bien maduros tardarán quizás unos 5 minutos por lado; los más verdes necesitarán tal vez 8 minutos por lado a fuego mediano-alto.)  Saca las rebanada del aceite y déjalas escurrir sobre papel absorbente.
  • Prende el horno a 180C° para que se vaya calentando.
  • Derrite la mantequilla.  Vierte una cucharada de mantequilla en el fondo de un refractario o molde para pastel de 20 centímetros cuadrados (u otro de medidas parecidas); con una brocha o un pedacito de papel extiéndela para que queden engrasados el fondo y los lados del molde.  Reserva el resto de la mantequilla para usarla después.
  • Abre la otra lata de leche condensada.  Vierte la cuarta parte sobre el fondo enmantequillado del refractario y extiéndelo.  (Guarda el resto de la leche para después.)  Esparce las almendras, nueces o cacahuates y la fruta picada finamente sobre la leche condensada.
  • Con las manos toma la mitad del pan remojado y extiéndelo sobre el fondo del molde, presionando ligeramente para que quede compacto.  Encima del pan esparce el coco y las ciruelas (o los dátiles) picados.  Sobre esta capa extiende la otra mitad del pan remojado, asegurándote de que quede parejo.  Esparce las uvas pasa encima de todo y presiona ligeramente para que las pasas estén bien pegadas a la mezcla de pan.
  • Ralla la parte anaranjada de la cáscara de naranja y esparce la ralladura sobre la capirotada.  Después, exprime la naranja y esparce el jugo encima de todo.
  • Mete el molde al horno (si está muy lleno, colócalo sobre una lámina o charola para hacer galletas por si se llegara a desbordar un poco) y déjalo durante aproximadamente una hora.  Saca tu capirotada del horno cuando la superficie se vea doradita y ligeramente seca.
  • Permite que la capirotada se enfríe durante al menos 30 minutos.  Cuando ya se pueda manejar sin riesgo de quemarse, corre un cuchillo alrededor del molde para que no quede pan pegado a los lados.  Coloca un plato grande encima del molde; con mucho cuidado voltea todo de tal manera que la capirotada se desmolde sobre el plato.
  • Come de inmediato tu capirotada o permite que se enfríe a temperatura ambiente.  En el momento de servirla, báñala con la parte restante de la leche condensada; córtala en cuadros.  (Si lo prefieres, córtala primero y deja que cada comensal vierta leche condensada al gusto sobre su porción.)
  • La capirotada blanca se conserva bien tapada y a temperatura ambiente durante 2 o 3 días (o más tiempo en el refrigerador).

3 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: