Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Como hacer azúcar invertido casero
01/06/2013
Setas
01/06/2013

Un botiquín es un medio físico en el que se contienen una serie de elementos (medicamentos y material sanitario) imprescindibles para la actuación en unos primeros auxilios o para tratar dolencias y síntomas leves, que se pueden presentar en determinados ámbitos, y en el caso que nos ocupa, en nuestro domicilio.

Con este medio, podremos afrontar aquellos pequeños problemas que surgan en nuestro domicilio, y también actuar con carácter urgente ante determinados problemas, antes de que nos atienda el facultativo.

El botiquín doméstico deberíamos instalarlo en un sitio donde no le de la luz directamente, ni en un sitio donde el grado de humedad sea alto, ya que algunos de los elementos de este, podría deteriorarse antes. Otra cosa que debemos de recordar, es que nunca debe de estar al alcance de los niños, de ningún familiar con trastornos mentales. 

Cada uno de los elementos del botiquín deberán estar perfectamente rotulados e identificados, para que no haya confusiones. También tenemos que tener en cuenta, que siempre debemos de estar bien informados de cual es el uso y destinación de cada uno de los medicamentos que componen nuestro botiquín. Ante cualquier tipo de duda, siempre deberemos seguir el consejo del farmacéutico o del facultativo.

botiquin

Composición del botiquín básico:

Instrumentos:
  • Una pera de goma.
  • Tijera.
  • Tijera de punta redonda.
  • Termómetro.
  • Pinzas.
  • Pinzas finas.
  • Cortauñas.
Vendas:
  • Manual de primeros auxilios. 
  • Gasa estéril de distintos tamaños. 
  • Gasas de vaselina para quemaduras.
  • Esparadrapo hipoalérgico (papel o tela).
  • Vendas adhesivas en varios tamaños. 
  • Vendas elásticas.
  • Toallas antisépticas.
  • Jabón antiséptico.
  • Cinta hipoalergénica.
  • Cabestrillo.
  • Algodón estéril.
  • Parches estériles para ojos.
  • Almohadillas estériles de gasa.
  • Tiritas o curas de varios tamaños.
  • Tiritas cicatrizantes para sutura.
Varios:
  • Alcohol al 70% (esta es la única graduación de alcohol que se ha demostrado útil como desinfectante).
  • Tintura de yodo o povidona yodada.
  • Bolsa de hielo o compresas frías químicas.
  • Compresas calientes o bolsa de agua caliente.
  • Guantes quirúrgicos.
  • Mascarilla o barbijo .
  • Agua oxigenada.
  • Cuchara de medida .
  • Manta.
  • Tobillera.
  • Muñequera.
  • Rodillera.
Medicamentos:
  • Crema antibiótica.
  • Crema, pomada o gel antiinflamatorio.
  • Jarabe de tipo mucolítico, antitusígeno y/o expectorante.
  • Comprimidos antisépticos para la garganta.
  • Comprimidos antiinflamatorios.
  • Crema o pomada con corticoides.
  • Antiácido o protector de estomago.
  • Laxante.
  • Antidiarreico.
  • Antihistamínico.
  • Antitérmicos y analgésicos.
  • Crema antiséptica y cicatrizante para quemaduras.
  • Sales de rehidratación oral.
  • Loción de calamina.
  • Descongestionante nasal.
  • Colirios.
  • Lágrimas artificiales.

Algunos de los medicamentos citados puede ser que necesiten prescripción médica, pero suelen ser siempre de una prescripción previa. Lo que si recomiendo, es que cada 6 meses, se revise el contenido del botiquín para cerciorarnos de que no almacenamos un medicamento pasado de fecha o que lleva mucho tiempo abierto, como lo son los colirios, que a no ser que tenga la especificación de nevera o alguna instrucción especial del médico, deberían ser desechados tras 15-20 días desde su uso.

Algunas recomendaciones que deben tenerse en cuenta

  • Siempre debemos saber la caducidad de los medicamentos.
  • Siempre debemos conservar el envase original de los mismos.
  • Un mal uso de determinados medicamentos pueden agravar la situación de la persona.
  • No debemos jamás recomendar medicamentos entre familiares, amigos y vecinos. Cada medicamento es útil para una determinada enfermedad o afección.
  • Por último y no menos importante, los antibióticos son prescrito por el médico, nunca deberemos abusar de ellos ni tomarlos por nuestra cuenta, porque suelen producir resistencias bacterianas y dejan de ser eficaces.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: